Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

Orgullo

Imagen
Arrogancia, vanidad, soberbia, que a veces es disimulable por nacer de causas nobles y virtuosas. El orgullo consiste en una estima exagerada de sí mismo, o amor propio indebido, que busca la atención y renombre. La soberbia, el orgullo y el amor propio se encuentran estrechamente ligados. Relacionados con el orgullo están la vanidad, soledad, locura y la dignidad.El orgullo es peligroso. Está en la Biblia, Proverbios 16:18, "Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu". La humildad produce honra. Está en la Biblia, Proverbios 29:23, "La soberbia del hombre le abate; pero al humilde de espíritu sustenta la honra". Dios resiste a los soberbios. Está en la Biblia, 1 Pedro 5:5-6, "Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando …

¿SE PUEDE PERDER LA SALVACIÓN?

Imagen
¿Salvo, siempre salvo? Un cristiano verdadero no debería tener dudas sobre doctrinas fundamentales y que además están perfectamente reveladas bíblicamente. Aunque de lo que escribo en este tema es la “seguridad de salvación” esta enseñanza bíblica cruza inevitablemente con la doctrina misma de la salvación: si por fe, o por fe más obras. Puesto que si estamos en la fe y afirmamos que podemos perder nuestra salvación, entonces hay “algo” además de la gracia de Dios que nosotros “debemos” o “podemos hacer” para mantenernos salvos. En esta publicación voy a citar y explicar versículos que comúnmente son difíciles y logran hacernos dudar de las seguridad de salvación y de la justificación sin obras.
Hablando primeramente de cómo se hace aplicable la salvación, veamos los dos versículos, que a mi parecer son los más usados por ser tan claros en afirmar que la justificación viene por gracia, por medio de la fe y no por obras o esfuerzos humanos:
Efesios 2: 8-9 “Porque por gracia sois salv…